El núcleo de Andrómeda (M31)

Hace 2,5 millones de años, en la tierra se dio una inversión geomagnética denominada “límite Gauss-Matuyama”. Este evento marca el inicio del pleistoceno.
En ese período, nuestro antepasado el homo rudolfensis habitaba el este de Africa.
Hace 2,4 millones de años una duplicación accidental del gen SRGAP2 en uno de nuestros ancestros, cambiaría el curso de la especie haciendo que con el devenir del tiempo su cortex cerebral creciera espectacularmente y se hiciera mucho más denso y complejo.

A pesar del inmenso avance científico de las últimas décadas, sólo conocemos algunos eslabones de cómo era la tierra, la naturaleza y nuestros antepasados en aquella época.

Sin embargo, sabemos muy bien como era Andrómeda hace 2,5 millones de años.
Era como la vemos hoy.

No es la primera vez ni será la última que fotografiemos Andrómeda.
Se trata de un objetivo perfecto para estas fechas dado que cruza el zenit sobre las 21 horas.

La novedad de este año es que por primera vez la hemos capturado con la SXV AO LF y en HDR con exposiciones de 5 y 30 minutos.

Imagen del núcleo de Andrómeda al 100% de resolución

Imagen saturada y más contrastada del núcleo de Andrómeda

Imagen B/W del núcleo de Andrómeda

Detalle de la zona capturada sobre una imagen anterior de M31 a 600mm de focal.
Esta imagen está girada algo menos de 90º respecto a la anterior pero permite situar la zona que hemos capturado con el VISAC.

Tabla con datos de la captura

____________________________

Nombre: Andrómeda (M31)
Constelación: Andrómeda
Tipo: Galaxia espiral gigante
Mag: 4,36
Dimensión: 3,2º x 1º
Distancia: 2,5 Mill ly (diámetro 228.000 – 260.000 ly)
Tiempo total de captura: 13h 10m
Temperatura de la cámara: -20 ºC

M31 es una galaxia gigante y este último término ha adquirido una connotación aún mayor en los últimos años. La mayoría de datos sobre Andrómeda indican un diámetro de 228.000 ly, aunque en 2005 se anunció que el disco exterior llegaba hasta los 260.000 ly y en 2007 se encontraron gigantes rojas a 500.000 ly del núcleo.

Puesto que se nos presenta en el cielo como un objeto grande y brillante, decidimos capturarlo a pesar de la luna llena. (90%)

Con el VISAC a f9 (1800mm) la lodestar se tuvo que esforzar y mucho para conseguir guiar con capturas de 1 segundo vía el OAG de la AO.
El driver de la SXV AO perdió en varias ocasiones la estrella presentando el temible mensaje de error “Sorry, nothing found to center on”

Si no se está atento y se pulsa inmediatamente el botón Aceptar para intentar que el software vuelva a buscar la estrella, la AO deja de guiar y se pierde la captura en curso.

En alguna toma y debido a los constantes mensajes de este tipo, tuvimos que utilizar tiempos de guiado de 2 segundos para aumentar el SNR. El inconveniente es que esto va en detrimento de la calidad final de la imagen.

Otro problema que detectamos tras varias capturas, tenía que ver con la alineación.
Observamos lo que parecía algo de error de rotación de campo en los extremos de la imagen, pero lo que realmente nos alertó sobre el problema, no fue tanto la distorsión como el driver de la SXV AO.
Si este tiene que corregir en DEC, entonces hay error de alineación. Y así sucedía.
La AO llegaba a corregir (mount bump) hasta dos veces en 30 min. No había duda.

El 7 de diciembre medimos y corregimos el error de alineación con SV aligner.
En un único ajuste pasamos de un error de 127 a 24 segundos de arco, esto representa pasar de un error de alineación de 10,5 a 2 segundos de arco cada 30 minutos.
La equivalencia en píxeles para nuestra configuración representa pasar de 11,8 a tan sólo 2,3 píxeles de desviación por cada 30 minutos.
Si tenemos en cuenta que nuestro seeing habitual rara vez baja de los 4 segundos de arco (5 píxeles con nuestra configuración actual) no tiene sentido continuar “perfeccionando” la alineación por debajo de este límite.

El principal problema para conseguir una alineación fina de la EQ6 Pro/HEQ5 Pro está en los tornillos de ajuste de azimut pero sobre todo en los de altitud.
Con el tiempo estos tornillos ceden y la alineación fina se va perdiendo. Así mismo y por el mismo motivo, conseguir corregir la alineación por debajo de esos 24 segundos de arco totales (27 píxeles con nuestra configuración actual), requiere paciencia y destreza con los mandos de ajuste de la montura.

Esto viene a cuento puesto que los problemas de rotación de campo debidos a una alineación deficiente van en detrimento de la calidad final de la imagen, siendo su impacto directamente proporcional al tiempo de exposición de la misma.
De ahí que una muy buena alineación sea fundamental para capturas de larga exposición a focales largas como la del VISAC a f9.

El enfoque que conseguimos en las capturas del jueves 6 fue muy bueno.
Pedro consiguió llegar al límite que nos impone nuestro seeing habitual. (2,09 x 2 x 0,89 = 3,7 segundos de arco) – (HFR pix x 2 x arcsec/pix)

No obstante, el enfoque del sábado anterior no fue tan bueno y su efecto se nota en el resultado final.

Así que teniendo en cuenta que más de la mitad de las capturas las hicimos con luna llena, mal seeing y que todas se realizaron con un error de alineación del orden de dos minutos de arco, nos quedamos muy contentos con el resultado final.

A ver qué tal nos sale la del año que viene :-)

This entry was posted in Astrofotografía, Lodestar, Luna QHY8 Pro, SXV - AO - LF, VISAC f9 (1800mm). Bookmark the permalink.

Comments are closed.